Inicio | Mapa de navegación | Avisos legales
+34 926 87 95 65 -

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alquimia en prensa

La Responsabilidad Social Empresarial de Alquimia en la revista “Ser Responsable”

La revista “Ser Responsable en el siglo XXI” incluye en su sección Espacio del DIRCOM Responsable un artículo de Arturo Borja Segade, Director de Comunicación de Alquimia Soluciones Ambientales.

En dicho artículo se exponen los principios y directrices que marcan el comportamiento de la compañía respecto a sus trabajadores, clientes y proveedores y que son un referente para todos los responsables de la empresa.

A continuación pueden continuar leyendo el texto completo del artículo:

Cuando en febrero de 2005 un grupo de profesores de las Universidades de Castilla-La Mancha y Rey Juan Carlos y algunos jóvenes emprendedores decidimos poner en marcha Alquimia Soluciones Ambientales para realizar actividades de investigación aplicada al medio ambiente y al aprovechamiento de la energía, pocos –por no decir ninguno- podíamos imaginar que se convertiría en el germen de una actividad ambiental e investigadora de una compañía castellano manchega sin fronteras.

En estos cuatro años de trabajo, hemos definido, proyectado, construido y puesto en marcha las instalaciones del primer Centro de Investigación y Desarrollo para la Recuperación Ambiental de capital privado en España, con un firme compromiso: la Investigación, el Desarrollo y la innovación ambiental (I+D+i).

Un compromiso basado en tres pilares:

- El uso sostenible de los recursos.
- El desarrollo de las capacidades de innovación de las personas.
- La comunicación como instrumento de formación ambiental.

Alquimia nace del interés del sistema universitario español por devolver a la sociedad su inversión en forma de “Know How”, destinado a la aplicación de procesos técnicos -nuevos y sofisticados, basados en la investigación básica- dedicados a transformar los residuos en nuevos materiales y productos alternativos, reutilizar y aprovechar el agua depurada de origen industrial y producir enzimas destinadas a recuperar los suelos contaminados.

Como no podía ser de otra manera, y siendo fiel reflejo de la sociedad española actual, la empresa está compuesta en más de un 50% por mujeres, doctoras, licenciadas y diplomadas que han asumido también las actividades de alta dirección y que demuestran, día a día, la eficiencia en la gestión de la I+D+i, de los recursos humanos, laboratorios, desarrollo de negocio, relaciones comerciales, logística o la administración y contabilidad.

Podríamos definir a la Compañía como uno de los logros en RSC de la Universidad española. Es decir, un modelo de transformación de ideas en soluciones, con una finalidad: preservar el entorno, conservar la naturaleza y mitigar el daño que el desarrollo humano provoca en nuestro hábitat. Esa es la naturaleza de Alquimia. Aún así, no dejamos de ser una PYME donde los presupuestos son ajustados y no hay posibilidad de poner en marcha un departamento de RSC, como lo pueda tener cualquier gran empresa española. Por ello y, contando con una experiencia de más de 10 años en política social de alguno de nosotros, nos planteamos el reto de hacer “RSC sin papeles”, simplemente dialogando de forma continuada con el equipo de dirección e intentando “entreverar” en cada acción, las bases de la Responsabilidad Social Corporativa.

La base de todo ese trabajo surge de la siguiente pregunta ¿Es posible que alguien con formación media o superior, que acaba de llegar a un puesto de responsabilidad, pueda no tener en cuenta criterios de sostenibilidad, respeto a los derechos y deberes fundamentales de la DUDH o la Constitución, o el suficiente criterio para ver que el beneficio colectivo, respetando la libre competencia, siempre es superior al individual?

Sólo desde esta premisa, hemos conseguido que Alquimia tenga insertada en su ADN, en su sangre y en su musculatura la co-responsabilidad en el devenir económico y social de Castilla-La Mancha, de sus alumnos, de las empresas que colaboran con nosotros y de las localidades donde nos situamos. Nuestras inversiones en I+D+i superan ya los 6 millones de Euros y ponen a nuestra región en el ranking de comunidades que apuestan por la generación de innovación y, donde el objetivo no es solamente maximizar los beneficios económicos, sino generar valor para todos.

A tal efecto, potenciamos el trabajo en equipo (con motivación y ánimo de involucrar al personal) y el autocontrol, con el desarrollo de buenas prácticas profesionales y calidad en el trabajo para la satisfacción de las solicitudes y requisitos de los clientes. Aseguramos la formación, adiestramiento y sensibilización de todo el personal, directa o indirectamente relacionado con las actividades de la empresa y exigimos proporcionalidad entre el nivel de servicios que se preste a los clientes y los medios técnicos y humanos de Alquimia.

Por otro lado, la gestión ambiental es un factor estratégico esencial, porque pretende garantizar nuestro desarrollo sostenible, competitividad, cumplimiento de los requisitos legales y adecuación al entorno social. Por supuesto, no queremos quedarnos en el cumplimiento de la legislación vigente y de sus requisitos reglamentarios, queremos ir más allá, y para ello establecemos objetivos e indicadores ambientales que nos permitan la mejora continuada, con la asignación necesaria de recursos financieros y operativos y, por supuesto, promovemos entre los proveedores y clientes de la empresa la adopción de principios similares a los de Alquimia, colaborando con ellos para su puesta en práctica.

En lo referente a la gestión de calidad, es también prioritaria para Alquimia. Tiene vocación de permanencia en el tiempo y no la consideramos una situación coyuntural. Para llevarla a buen fin contamos con la colaboración de todas y cada una de las personas de la organización. A tal efecto, potenciamos el trabajo en equipo (con motivación e involucración del personal) y el autocontrol, con el desarrollo de buenas prácticas profesionales y calidad en los ensayos para la satisfacción de las solicitudes y requisitos de los clientes. Aseguramos la formación y sensibilización de todo el personal, directa o indirectamente relacionado con las actividades de la empresa y exigimos proporcionalidad entre el nivel de servicios que se presta a los clientes y los medios técnicos y humanos de Alquimia.

De cara a nuestros empleados, hemos establecido que la gestión de la prevención de riesgos laborales es y “debe ser” una función de dirección, administrada por cualquier mando, a cualquier nivel de la línea jerárquica, con igual dedicación y entrega con la que administra el resto de actividades que le han sido delegadas. Este es un componente más de la actividad empresarial, siendo coherente con otras políticas de recursos humanos, recibiendo igual tratamiento que el resto de las funciones desarrolladas en la empresa.

En definitiva, con nuestro modelo de negocio creemos haber demostrado que la RSC no es algo que hacen únicamente las grandes empresas para poder justificar su “deuda” con la sociedad. La RSC es una forma de vida empresarial. Con imaginación, innovación y predisposición, la joven plantilla de Alquimia ha asumido los principios de la RSC como algo habitual, inherente a su devenir diario y que no debe estar impreso en carteles. Producto, quizá, de haberse formado en una sociedad democrática, con unos valores sociales muy por encima de la media europea y que hemos convertido en una actitud ante la vida.

Nombre: Arturo Borja Segade
Miembro de DIRCOM España
Director de Comunicación de Alquimia Soluciones Ambientales

 La Responsabilidad Social Empresarial de Alquimia Ver Artículo

 


VOLVER